mayo 17, 2024

Netscape, Bloc de notas y chats para dudas: El Rincón del Vago se creó gracias a estas herramientas informáticas

Javier Castellanos, uno de los creadores de El Rincón del Vago, ha desvelado información muy interesante como parte del Podcast Charros Atómicos. Solo hace unos días analizábamos qué fue de este portal desde el que podíamos sacar mucha información para apoyarnos a la hora de hacer nuestros trabajos escolares y universitarios.

Hoy vamos a descubrir nuevas curiosidades de esta web que vio la luz cibernética en 2018, tres meses antes que Google. Asuntos como cómo surgió, cuánto ganaron, dificultades, anécdotas…. Javi Castellano se presenta como un salmantino de 49 años. Estudió empresariales e informática en la Pontificia de Salamanca y es un apasionado de la tecnología desde siempre (tuvo su primer ordenador, de Sony, con 12 años de edad).

Los creadores de El Rincón del Vago dicen que aunque no son anónimos, sí han llevado una vida discreta. Comienza poniendo en contexto cómo era en 1998 el uso de internet: solo navegábamos desde los ordenadores, se navegaba a partir de la hora en la que entraban las tarifas planas, para ahorrar y cuando usábamos en internet la línea de teléfono de casa quedaba cortada.

Dando forma a El Rincón del Vago

La idea surgió de “la necesidad”. Estaban estudiando y querían hacer informática, pero estando en una universidad católica como la Pontificia y una de sus asignaturas en primero de carrera era “hechos religiosos y fe cristiana”. Mientras que Castellanos y su socio estaban sedientos de, realmente, hacer algo informático. Es lo que él define como “emprendimiento por necesidad” también para evitar mudarse de ciudad como hicieron otros compañeros de estudios que tuvieron que ir a Madrid. Empezó en su habitación.

Dice Castellanos que “no teníamos ni idea de nada” y que para cosas tan básicas como qué hay que hacer para tener un dominio, entraban a foros y a chats a preguntar a otra gente (él habla de Hispachat). Para navegar usaban NetScape.

[embedded content]

Al final compraron el dominio en una web (no indica cuál) con la tarjeta de crédito de sus padres. “Luego, a la hora de programar, estudiábamos informática, pero en la universidad estaban enseñando la Lotus 1-2-3, WordPerfect 5.1 y Visual Basic” y en la calle ya se hablaba de Javascript, HTML… Entonces decidieron conectarse con webmasters por la noche en diferentes foros para aprender cosas tan básicas como meter un contador de visitas en la web.

Para programar usaban el NotePad de Windows, donde escribían código; y el NetScape que tenía un módulo para hacer páginas web. Con ello, las páginas que se hacían por entonces eran básicamente tablas, enlaces e imágenes. Casi como un “teletexto“. Dice que, sin haber aprendido a programar en la facultad, su técnica era la de “ensayo- error”, escribiendo código a mano.

Un entorno de colaboración

Dice que a lo largo de la historia de El Rincón del Vago se calcula que un 1% de las personas enviaban y compartían algo (normalmente quien compartía, enviaba mucha información). Y la mayoría eran “buitres” que solo cogían informaciones, pero no compartían. Hubo una época que había 2 millones de personas al día y los creadores de la web leían todo lo que se publicaba para mantener cierta moderación y ver que eran contenidos necesarios y de calidad.

Dice Castellanos que cree que el triunfo de esta web frente a otras era que “lo leíamos, lo catalogábamos y nos asegurábamos de no infringir temas de copyright“. Con el tiempo pasó de ser una web local a ser nacional y con el tiempo muchísimas personas de América Latina comienzan a usar la web hasta el punto de que España pasó a ser el quinto en volumen de visitas. Eso demostró las grandes diferencias en los sistemas educativos de cada país, de acuerdo con Castellanos. El informático dice que ahora se dedica a “temas de robots e inteligencia artificial”.

En Genbeta | Microsoft apela a la nostalgia con esta web oficial repleta de fondos de pantalla en 4K para descargar gratis

Imagen | Fotomontaje de Genbeta con el logotipo de El Rincón del Vago