junio 25, 2024

Steve Jobs exigió tener en seis meses la mejor pantalla posible. Así fue como el primer iPhone adelantó a Nokia

Steve Jobs exigió tener en seis meses la mejor pantalla posible. Así fue como el primer iPhone adelantó a Nokia

“Presentaremos un dispositivo que revolucionará internet, otro que lo hará con la comunicación y otro con la música”. En realidad solo bastó uno, el mismo que la revista Time tildó de invento del año: el iPhone. El 9 de enero de 2007 se demostró que los teléfonos no necesitaban teclado, sino pantalla táctil. Una pantalla de 3,5 pulgadas donde un conjunto de alegres iconos explicitaban las funciones básicas. Hasta un niño podía usarlo. Esa era la idea.

Pero el primer iPhone también alberga un relato sobre uno de esos “retos imposibles” que fue superado. Y, con él, se dio un paso de gigante en una de las tecnologías más esenciales hoy día: la de los cristales protectores.

“No tengas miedo. Puedes hacer esto”

Imagen De Varios Iphones

Hay quien dice que pensar en Steve Jobs es como pensar en Kendall Roy, el personaje de popular serie ‘Succession’ que destaca por sus planes imposibles, sus locas iniciativas que salen a flote a cualquier coste, salvando por los pelos la idea original. Con una salvedad: en cuestión de planes, a Steve Jobs le funcionaron que da gusto.

Cuando los primeros conceptos del iPhone se pusieron sobre la mesa, Jobs tenía claro que todo debía ser perfecto. Para su flamante iPhone quería la mejor pantalla posible. La mejor. Dentro del equipo sugirieron hablar con Corning, empresa puntera que ganó bastante notoriedad cuando, en la década de 1960, desarrolló el primer vidrio reforzado químicamente, Chemcor. Un invento que acabaría implantándose en parabrisas de coches de competición o microscopios para la industria optométrico.

Corning 24

Hoy día se venden millones de vidrios templados como si tal cosa, pero hace apenas diez años eran algo poco usual. Sobre todo porque los primeros smartphones todavía montaban paneles protegidos con una película de plástico. Solo hace falta comparar el primer BlackBerry Curve con el primer iPhone, ambos de 2007: el cambio es abismal.

Por desgracia, pese a los primeros avances, los experimentos se estancaron durante décadas. Ya sabes lo que dicen: la necesidad crea la herramienta. Hasta el día que Steve Jobs cogió un vuelo a Corning, Nueva York, para reunirse con Wendell Weeks, CEO de la empresa ídem. Jobs tenía una idea clara: una pantalla resistente a los desmanes del bolsillo, a los arañazos con las llaves y las monedas, que siempre luciera limpia. Y tenía que estar lista en seis meses.

{“videoId”:”x88sje1″,”autoplay”:true,”title”:”Nuevo iPhone SE: marcando la diferencia”, “tag”:”Apple”}

Tras una primera reunión, Weeks le contó sobre su proyecto secreto, Gorilla Glass. ¿Te suena de algo? Es normal: más de la mitad de todos los teléfonos móviles y tabletas del mundo hacen uso de esta tecnología. Lenovo, Xiaomi, Oppo, Asus, Huawei, Nokia, Samsung, Google, Sony… las principales marcas montan paneles Corning. Pero la primera fue Apple.

“Seis meses no es suficiente”

{“videoId”:”x8phqmc”,”autoplay”:true,”title”:”Steve Jobs muestra la primera Apple Store”, “tag”:”steve jobs”}

Sin embargo, Weeks dejó bien claro que seis meses estaba totalmente fuera de su ventana de presentación. Aquella era una investigación que iba para largo. Jobs, templado y sereno, le respondió por teléfono: “No tengas miedo. Puedes hacer esto”. No lo creían. De hecho, John Bayne, vicepresidente del departamento, repitió que aquello era un reto imposible. Sus anteriores proyectos llevaron alrededor de dos años de investigación y desarrollo antes de convertirse en productos para aterrizar en el mercado.

Jobs, que no aceptaba un no por respuesta, le insistió y le dejó una cifra de producción sobre la mesa. No sabemos cuál, pero podemos hacernos una idea: el primer iPhone vendió su primer millón de copias en apenas 5 días y llegaría a superar los 6 millones de ejemplares. Y al final lo lograron.

Corning

Un año después de aquella reunión, Corning presentó su segunda generación en el CES de 2008, un 20% más delgada. Hoy día, Gorilla Glass es sinónimo de protección, un estándar común en la industria que utilizan fabricantes enfrentados como Samsung, Xiaomi o Realme.

Parece que la presión les sentó bien: con Gorilla alcanzaron su octava generación y ya van por la tercera de Victus, la evolución que aquel proyecto nacido en 2006 bajo una premisa simple, “tienes seis meses para construir la mejor pantalla móvil”. Pero Apple siempre quiere ir un paso más allá. Solo hay que fijarse en las innovaciones en la pantalla del nuevo iPad Pro M4 para comprenderlo.

Una versión más antigua de este artículo fue originalmente publicada el 02/05/2023.

En Applesfera | iPhone 16: fecha de lanzamiento, precio, modelos y todo lo que creemos saber sobre ellos

En Applesfera | 41 trucos poco conocidos de iOS para nuestro iPhone y iPad listos para descubrir

(function() { window._JS_MODULES = window._JS_MODULES || {}; var headElement = document.getElementsByTagName(‘head’)[0]; if (_JS_MODULES.instagram) { var instagramScript = document.createElement(‘script’); instagramScript.src = ‘https://platform.instagram.com/en_US/embeds.js’; instagramScript.async = true; instagramScript.defer = true; headElement.appendChild(instagramScript); } })();


La noticia Steve Jobs exigió tener en seis meses la mejor pantalla posible. Así fue como el primer iPhone adelantó a Nokia fue publicada originalmente en Applesfera por Isra Fdez .