febrero 29, 2024

Una tarjeta gráfica de siete años, detrás del último gran avance con IA a la hora de descifrar un papiro de 2000 años

En el año 79 d.C., el volcán Vesubio entra en erupción, y las ciudades romanas de Pompeya y Herculano quedan sepultadas bajo roca, lava y ceniza. Mucho más tarde, en el año 2016, la compañía Nvidia lanza al mercado su GPU GTX 1070 y se convierte en un gran éxito entre los ‘gamers’. Y os estaréis preguntando ‘¿Cuál demonios es la relación entre ambos eventos?’. Comprensible.

Por supuesto, faltan puntos (fechas) en la línea que une a aquellos. Herculano tuvo que ser redescubierta por un agricultor italiano en 1750. El manuscrito bíblico de Ein Gidi, carbonizado, pudo ser leído sin desplegarlo —se hubiera convertido en polvo— en 2015 gracias a la tomografía de rayos X.

En 2019, se proponen usar dicha tecnología para leer papiros de Herculano, con la complicación adicional de que estaban escritos con tinta basada carbón, difícilmente distinguible del material carbonizado. Teorizan que la solución puede estar en el aprendizaje automático (inteligencia artificial, vaya).

En marzo de 2023, Nat Friendman —ex CEO de GitHub— lanza el ‘Vesuvius Challenge’ para dotar de premios a quien sea capaz de desarrollar los algoritmos que permitan hacer eso, a partir de una digitalización escaneada con rayos X y proporcionada por los investigadores.

ZAO, la APP MÓVIL china que a través de DEEPFAKE te convierte en DICAPRIO en SEGUNDOS

40.000 dólares por descifrar una palabra

Un avance significativo se produjo cuando un participante de dicho reto identificó un patrón en el papiro que indicaba la presencia de tinta, un hallazgo sin precedentes en pergaminos no abiertos de Herculano.

A partir de este descubrimiento, Luke Farritor, un estudiante de informática de la Universidad de Nebraska-Lincoln, desarrolló un modelo de machine learning para detectar estos patrones, conocidos como “crepitantes”, que pronto comenzaron a revelar letras y palabras.

Y, para entrenar y ejecutar dicho modelo, recurrió a su vieja tarjeta gráfica Nvidia GTX 1070 —potente en el momento de su lanzamiento, hoy considerada ya obsoleta—.

Su objetivo no era descifrar todo el pergamino, ni mucho menos. De hecho, le han premiado con 40.000 dólares por haber descifrado una única palabra —sí, parece poca cosa, pero es el primer paso para desarrollar una tecnología mucho más completa…

…y, si en algún momento llega a descifrar al menos cuatro fragmentos de 140 caracteres cada uno —un hilo de cuatro ‘tuits’ de los antiguos, vaya—, recibirá el ‘gran premio’ de 700.000 dólares.

Nvidia1 Nvidia1

La palabra en cuestión es el término griego (que no latino) “πορφυρας” (porphyras), que significa “tinte púrpura” o “telas púrpuras”: el ‘púrpura de Tiro’ era un demandado, valorado y carísimo tinte textil, por lo que el color se asociaba con la alta nobleza, primero, con los emperadores, después y con los cardenales católicos (los ‘purpurados’) más tarde.

El descubrimiento de Farritor demuestra que la tecnología, incluso la que se considera obsoleta en ciertos contextos, todavía tiene un papel crucial que desempeñar en las investigaciones científicas. No debería ser tan sorprendente: la exploración con sondas del Sistema Solar se está realizando con hardware mucho más antiguo, y sus logros son notables.

También demuestra que las GPUs tienen todavía mucho que aportar a los jóvenes investigadores, tras haber sido objeto de deseo de ‘gamers’ y de criptomineros. Si tienes una en tu poder, recuerda: el ‘Vesuvius Challenge’ sigue en marcha.

Imágenes | Marcos Merino mediante IA

En Genbeta | Google Earth, los descubrimientos más destacados de su historia e ideas para sacarle provecho