febrero 29, 2024

China ha conseguido que el mundo entero dependa de su tecnología solar. En tres años, el 80% de la industria saldrá de sus fábricas

China ha conseguido que el mundo entero dependa de su tecnología solar. En tres años, el 80% de la industria saldrá de sus fábricas

La industria global de placas fotovoltaicas depende casi enteramente de China. El país ha arrancado el año con sus exportaciones disparadas y su hegemonía solo irá en aumento en los próximos tres años. No hay ninguna fórmula secreta: la tecnología china es más barata y su capacidad de fabricación seguirá creciendo gracias a una inversión de 130.000 millones de dólares.

Dominio aplastante en la cadena de suministro. China acaparará el 80% de la capacidad de fabricación mundial de componentes solares antes de 2026, según una proyección de la consultora Wood Mackenzie.

Tras invertir más de 130.000 millones de dólares en la industria en 2023, el país ampliará la brecha tecnológica que mantiene con sus competidores de Europa, Estados Unidos e India, así como la ventaja en los costes de fabricación de componentes: obleas de silicio, células fotoeléctricas y módulos fotovoltaicos.

Paneles inigualables en precio. Un panel solar fabricado en China es un 50% más barato que uno producido en Europa y un 65% más económico que uno de Estados Unidos. No significa que sea peor: los altos márgenes, especialmente en la producción de polisilicio, han permitido a la industria china introducir continuas mejoras tecnológicas.

Si bien la India pisa fuerte hacia el segundo puesto con un objetivo de 200 gigavatios de capacidad en la fabricación de módulos solares, ni sus inversiones, ni las de Estados Unidos y Europa serán suficientes para eliminar la dependencia de obleas y células chinas en los próximos tres años, sentencia WoodMac.

Capacidad de fabricación de módulos fotovoltaicos entre 2021 y 2026 Capacidad de fabricación de módulos fotovoltaicos de diferentes regiones proyectada hasta 2026. Imagen: Wood Mackenzie

El país que más fabrica y más instala. El dominio de la industria solar china es tan aplastante que alcanzará un teravatio de capacidad en funcionamiento en 2024. Con la demanda actual de energía solar, esta capacidad cubriría la demanda solar anual de todo el mundo hasta 2032.

China es, además, el país que más instala con diferencia. Instaló en 2022 más energía solar que Estados Unidos, la Unión y la India… juntos. El megaproyecto de placas solares más grande del mundo está en China. La mayor central hidro-fotovoltaica está en China. China está poniendo paneles solares en literalmente todos los tejados.

{“videoId”:”x81qnhf”,”autoplay”:false,”title”:”¿Es posible generar energía a coste cero?”, “tag”:”Energía”}

Un único problema: la sobreoferta. Si algo puede empañar el éxito de China en la industria solar es la intensa sobreoferta que ha llevado a la cancelación de un número de proyectos equivalente a 70 GW de capacidad. Esta saturación del mercado se ceba con tecnologías más antiguas y de menor eficiencia, como las células tipo P y M6, cuya demanda podría caer al 17% para 2026.

Sin embargo, China tiene una ventaja competitiva incluso en este contexto porque planea construir más de 1000 GW en capacidad de células tipo N, la tecnología de siguiente generación que sucederá a las tipo P. Esta capacidad de fabricación es 17 veces mayor que la del resto del mundo.

Imagen | Freepik

En Xataka | En la carrera de las placas solares, China ha ido más allá: usar su tecnología para crear energía con gotas de lluvia

(function() { window._JS_MODULES = window._JS_MODULES || {}; var headElement = document.getElementsByTagName(‘head’)[0]; if (_JS_MODULES.instagram) { var instagramScript = document.createElement(‘script’); instagramScript.src = ‘https://platform.instagram.com/en_US/embeds.js’; instagramScript.async = true; instagramScript.defer = true; headElement.appendChild(instagramScript); } })();


La noticia China ha conseguido que el mundo entero dependa de su tecnología solar. En tres años, el 80% de la industria saldrá de sus fábricas fue publicada originalmente en Xataka por Matías S. Zavia .